Tuesday, February 25, 2014

Asking “How Are You?”
Read the following dialogue between Marcos and Ana. 
Marcos: Hola, Ana.  Hello, Ana.
Ana: ¡Hola Marcos!  Hello Marcos!
Marcos: ¿Cómo estás?  How are you?
Ana:  Bien, ¿y tú?  Good, and you?
Marcos:  ¡Bien, gracias!  Good, thanks!

Above, notice how Ana referred back to Marcos using .  Marcos also asked Ana how she was doing using the conjugation of the verb estar (to be).    

If the two persons in the dialogue don’t know each other and some formality is expected, the conversation would go like this:
Sr. Cruz:  Hola, Sr.  ¿Cómo está Ud.?  Hello, sir.  How are you?
Sr. López:  Muy bien.  ¿Y Ud.?  Very well.  And you?
Sr. Cruz:  Muy bien.  ¡Muchísimas gracias!  Very well.  Thanks so much!

Notice the subtle change of the conjugation of the verb estar, from estás to está.   This is important so the conjugation of the verb fits the subject pronoun of the sentence, whether it is or Ud.

Saturday, February 15, 2014

La Real Academia Española ha eliminado la CH, la LL, y la RR del Abecedario

Se excluyen definitivamente del abecedario los signos ch y ll, ya que, en realidad, no son letras, sino dígrafos, esto es, conjuntos de dos letras o grafemas que representan un solo fonema. El abecedario del español queda así reducido a las veintisiete letras siguientes: a, b, c, d, e, f, g, h, i, j, k, l, m, n, ñ, o, p, q, r, s, t, u, v, w, x, y, z.

El español se asimila con ello al resto de las lenguas de escritura alfabética, en las que solo se consideran letras del abecedario los signos simples, aunque en todas ellas existen combinaciones de grafemas para representar algunos de sus fonemas.

La eliminación de los dígrafos ch y ll del inventario de letras del abecedario no supone, en modo alguno, que desaparezcan del sistema gráfico del español. Estos signos dobles seguirán utilizándose como hasta ahora en la escritura de las palabras españolas: el dígrafo ch en representación del fonema /ch/ (chico [chíko]) y el dígrafo ll en representación del fonema /ll/ o, para hablantes yeístas, del fonema /y/ (calle [kálle, káye]). La novedad consiste, simplemente, en que dejan de contarse entre las letras del abecedario.

Al tratarse de combinaciones de dos letras, las palabras que comienzan por estos dígrafos o que los contienen no se alfabetizan aparte, sino en los lugares que les corresponden dentro de la c y de la l, respectivamente. La decisión de adoptar el orden alfabético latino universal se tomó en el X Congreso de la Asociación de Academias de la Lengua Española, celebrado en 1994, y viene aplicándose desde entonces en todas las obras académicas.

Search my Blog: